Con 25 años y a poco tiempo de haber completado mis estudios como profesora y traductora de inglés, elijo mi destino y me voy a trabajar por un tiempo a Norteamérica, donde conozco gente maravillosa y diversa, a donde no todo sale como pensaba y me veo aprendiendo cosas que jamás pensé que iba a necesitar “aprender”.